Una condición sine qua non para obtener buenos resultados en los procesos con aire comprimido es que este sea totalmente limpio y seco. Por medio de secadores frigoríficos cíclicos de masa térmica se logra cumplir ese objetivo: eliminar condensados de aceite, polvo o agua con un sistema que economiza al máximo los recursos.

¿Por qué gastan menos que otros tipos de secadores de aire comprimido? ¿En qué se diferencian los secadores de masa térmica de los estándar? Conoce la respuesta leyendo las próximas líneas.

¿Cómo funcionan los secadores frigoríficos cíclicos de masa térmica?

Ante todo, hay que destacar que los secadores de masa térmica cuentan con un compresor frigorífico tipo scroll, que en español también se conoce como compresor de espiral. En pocas palabras, este tipo de maquinaria está compuesta de dos espirales -una fija y otra móvil- que oscilan continuamente sin llegar a tocarse, comprimiendo así el aire en menor volumen con menos energía.

A diferencia de los secadores frigoríficos estándar, no funcionan todo el tiempo sino que, a través de la masa térmica, arrancan y paran de acuerdo en función al punto de rocío. De esta forma, mientras están parados no existe ningún tipo de consumo eléctrico.

En lugar de usar el sistema habitual de enfriamiento, se valen de agua enfriada que queda almacenada en un depósito a 1º C de temperatura. Mediante ciclos esta tecnología va ayudando a enfriar el circuito durante el tiempo que el secador trabaja con un caudal de aire que fluctúa entre el 5 y el 95%.

Adicionalmente, su funcionamiento es más silencioso y ofrecen más fiabilidad que otros equipos.

Por estos motivos, los secadores frigoríficos cíclicos de masa térmica son la opción preferible cuando los caudales de entrada son variables.

Consulta los términos de Serfriair para la compra o el alquiler de secadores frigoríficos sin compromiso.

Contacta con nosotros