De acuerdo con la Normativa Española recogida en el RD60/2011 y la Ley de Responsabilidad Medioambiental 26/2007, cuyo objetivo es prevenir, evitar y reparar daños medioambientales, es obligatorio el uso de separadores aceite-agua.

Antes de desechar los condensados en el alcantarillado general, tan habituales en las plantas industriales, es preciso utilizar estas técnicas desarrolladas de separación de condensados.

A continuación, encontrarás las razones por las que es tan importante disponer de separadores aceite-agua con el fin de respetar la legislación vigente.

¿Qué papel desempeñan los separadores aceite-agua?

La presencia de grasas y aceites en las aguas residuales de las fábricas, especialmente aquellas que manejan combustibles líquidos u otros tipos de hidrocarburos, puede ser elevada. El aceite está catalogado como residuo tóxico y peligroso. De modo que su eliminación es obligatoria.

Un sistema típico de aire o gas comprimido puede producir miles de litros de condensados cada año. Estos condensados pueden contener hasta un 99.9% de agua pura; entonces, ¿por qué pagar cada año para desechar el agua cuando puede limpiarla de forma simple y eficaz, y conducirla al desagüe?

Aquí es donde entran en juego los separadores de condensados. Estos dispositivos usan, en primer lugar, un medio de filtración de tecnología avanzada que absorbe el grueso de aceite a la vez que repele el agua. Después, un segundo filtro intercepta las gotas de aceite más pequeñas, mejorando los límites legales. Como consecuencia, se consigue un condensado limpio de forma eficaz y económica, listo para desecharse al conducto de aguas residuales.

Separadores aceite-agua para cumplir con la Ley de Responsabilidad Medioambiental

Por estas razones, todas las empresas deberían tener uno en cada final de línea de aire comprimido, donde se reúnen todas las salidas de purga de condensados.

Consecuencias derivadas del incumplimiento de la Ley de Responsabilidad Medioambiental

La propia Ley establece cuáles son las derivaciones de la violación de la normativa. En pocas palabras, podría conllevar el cierre de actividad de la empresa.

Además, se impondrían elevadas sanciones de carácter económico.

Más allá de la obediencia al reglamento que regula nuestro sector, lo que nos mueve a actuar es la necesidad de apostar por un entorno ambiental limpio y respetuoso con nuestro planeta.

Consulta más información sin compromiso sobre las características y beneficios de nuestros separadores de aceite-agua.

Más información